Clínica Salud XXI - Macael (Almería)


  Contacto : 950 126 063 - 606 754 164

LASERTERAPIA: K-LASER

K-LASER es el láser más potente, compacto y eficaz del mundo, desarrollado para tratar de forma óptima los dolores agudos y crónicos.

¿Qué es la laserterapia?

La Laserterapia o Foto-bio-modulación consiste en el uso de longitudes de onda de luz específicas para lograr efectos terapéuticos. Durante este proceso la Luz Láser Infrarroja interactúa con los tejidos a nivel celular permitiendo la regeneración de los tejidos dañados. Estos efectos se producen cuando los fotones, emitidos por el láser, son absorbidos por los cromóforos de los tejidos, aumentando la circulación e incrementando el aporte de agua, oxígeno y nutrientes al área dañada.

Esto crea un entorno de curación óptimo que reduce la inflamación, los espasmos musculares, la rigidez y el dolor. A medida que la zona afectada recupera su normalidad, la función es restaurada y el dolor aliviado. Efectos de la Laserterapia en el cuerpo:

Recuperación tisular acelerada y desarrollo celular. El láser penetra en profundidad en los tejidos y aumenta la energía disponible para las células, por lo que la absorción de nutrientes y la eliminación de residuos se realizan con mayor rapidez. Como resultado, los tejidos se regeneran antes.

Cicatrización más rápida de las heridas. La luz láser estimula la producción de colágeno, predominante en la cicatrización de heridas.

Reducción de la formación de tejido fibroso. La laserterapia reduce la formación de tejido cicatricial, causante del dolor crónico.

Inmunoregulación.

Efecto anti-inflamatorio. La luz láser tiene un efecto anti-edémico ya que provoca vasodilatación pero también porque activa el sistema linfático. Como resultado se reduce la inflamación.

Efecto analgésico. La terapia láser bloquea el dolor transmitido por las células nerviosas al cerebro. Además, al haber menos inflamación, disminuye el dolor.

Aumento de la actividad vascular. La luz láser aumenta la formación de capilares en los tejidos dañados y el incremento temporal del diámetro de los vasos sanguíneos, acelerando el proceso curativo. Aumento de la función metabólica. La terapia láser origina una mayor producción de enzimas específicas y un mayor consumo de oxígeno y nutrientes por parte de las células sanguíneas.

Función nerviosa mejorada. La luz láser acelera la reconexión de las células nerviosas en un tejido dañado.

Tratamiento del dolor:

La Laserterapia de Clase IV ha demostrado su capacidad de bio-estimular la reparación y crecimiento de los tejidos. El láser acelera el proceso de curación y reduce la inflamación, el dolor y la formación de tejido cicatrizante. Es por eso que los láser de clase IV se han convertido en una alternativa al tratamiento del dolor crónico SIN CIRUGÍA y SIN MEDICAMENTOS.

Se trata de una verdadera opción que tiene realmente la capacidad de eliminar o reducir significativamente el dolor. Bastan unas pocas sesiones para percibir cambios en la calidad de vida del paciente.

El láser riega los tejidos con fotones, cargando de energía las células dañadas y aumentando la circulación en la zona dolorosa. Esto produce una cascada de efectos beneficiosos en el cuerpo, que reducen la inflamación y el dolor. Los tratamientos duran unos minutos, sin embargo los efectos terapéuticos continúan mucho tiempo después de recibir dichos tratamientos.

No existe ninguna molestia durante el tratamiento, simplemente un ligero y suave calentamiento causado como respuesta de las células del cuerpo a la luz.

No se conocen efectos secundarios, es una técnica no invasiva de efectos duraderos. Se puede aplicar en personas con neuroestimuladores, marcapasos, placas o tornillos metálicos…

A diferencia de los fármacos que solo enmascaran el dolor, laLaserterapia actúa sobre su origen, bio-estimulando los tejidos y reduciendo e incluso eliminando el problema causante del dolor.

La terapia K-LASER puede reducir drásticamente el dolor asociado a múltiples afecciones como:

– Dolor crónico

– Cefaleas

– Cervicalgias

– Artrosis

– Artritis

– Úlceras y heridas abiertas

– Herpes Labial

– Herpes Zoster (culebrina)

– Epicondilitis

– Epicondilosis

– Fascitis plantar

– Fibromialgias

– Contusiones

– Lesiones post-traumáticas

– Dolor de espalda

– Acúfenos

– Tendinitis

– Tendinosis

– Bursitis

– Capsulitis

– Hernias discales

– Prostatitis